md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 06:00 31/10/2014
Síguenos:

Porqué ser perfeccionista puede limitar tu carrera

Buscar la excelencia en tus proyectos puede ser algo bueno, pero cuando tus metas se alejan de la realidad corres el peligro de limitar tu crecimiento y las oportunidades de tu labor profesional.

perfeccionismo_carrera

Curt Rosengren asegura que el perfeccionismo puede sabotear la confianza en uno mismo.

14-08-2011
POR: Altonivel

¿Eres perfeccionista? Si es así, es probable que estés limitando el potencial de tu carrera. La necesidad de lograr la absoluta excelencia en todos y cada uno de los aspectos de tu quehacer profesional puede parecer una buena estrategia, pero según el especialista en management personal, Curt Rosengren, la mayoría de las circunstancias puede tener el efecto contrario.

El también coach de carrera señala cinco ocasiones en que el perfeccionismo puede ser el peor enemigo de tu carrera.

1. El perfeccionismo limita tus oportunidades: entre más importante sea la perfección para ti, menos tolerante serás con lo imperfecto; el sentimiento que puede ir desde la irritación menor hasta la verdadera intolerancia.  Digamos que tienes 10 oportunidades de hacer algo nuevo con tu carrera, pero siete de éstas opciones se alejan de tus estándares de perfección, por eso las rechazas. Limitar el número de puertas que estás dispuesto a cruzar limita tu potencial.

2. El perfeccionismo coarta tu crecimiento: no sólo te pierdes de oportunidades nuevas, también te limita el impulso de tu carrera. Según Rosengren, el crecimiento profesional no llega cuando uno se siente a salvo en su zona de confort, sino cuando se está afuera de las fronteras, explorando, incluso fallando.  Cuanto más dispuesto estés a adentrarte en oportunidades inciertas, mejor equipado estarás para llegar a un más alto nivel en el futuro.

3. El perfeccionismo sabotea la confianza en uno mismo: cuando mides tu desempeño y éxito contra un ideal de perfección irreal, usualmente te quedarás corto, pues siempre pensarás que pudiste haberlo hecho mejor. Decir constantemente "No soy lo suficientemente bueno. No puedo hacerlo bien" genera un efecto acumulativo. La autoconfianza es vital para hacer que una carrera supere sus límites propios y te lleve a creer, alcanzar y crecer.

4. El perfeccionismo limita el refuerzo positivo: de la misma manera que puede dañar tu autoconfianza, el perfeccionismo exacerbado te quita oportunidades de reforzar tus atributos.  Por ejemplo, en lugar de centrarte en el hecho de que un trabajo te quedó 99% excelente, te atormentarás por ese 1% que pudo salir un poco mejor. Se trata de nuevo de qué mensaje quieres reforzar. Si piensas de esta manera estarás diciendo: “Claro, hay espacio para crecer, pero yo no lo necesito”; este es un error fatal para el desarrollo profesional.

5. El perfeccionismo amplía tu zona de errores: si la perfección es tu medida de desempeño, todo lo demás es fracaso. Siendo realistas factores externos como tus compañeros, la empresa, incluso tu ciudad influyen en tu desempeño profesional. Si no te pones metas reales, siempre fallarás.

En resumen, sujetar tu potencial profesional a un perfeccionismo mal entendido te crea estrés, frustración y medio. Dejarse ir de vez en cuando hace que tu experiencia profesional sea más agradable y amplía su potencial.

comentarios