HistoriasManagement

Evita ser un líder problemático

Si descubres que con tu actitud negativa generas estrés y disminuyes la productividad de tus trabajadores, es posible que necesites ayuda para cambiar.

08-08-2011, 11:02:36 PM
Evita ser un líder problemático
Altonivel

Según una encuesta de Monster.com, siete de cada 10 .trabajadores mexicanos piensan que pueden mejorar el trabajo de su .jefe, debido a la falta de comunicación, comprensión y el mal humor que muestran con sus empleados, razones por las cuales miles sufren durante estas jornadas.

Dicho dato pasaría desapercibido si no fuera porque aquellos trabajadores que conviven con este tipo de personas, acaban perdiendo la motivación y el compromiso para realizar un buen trabajo, desatándose un aumento del .estrés y disminuyendo la .productividad.

Lamentablemente, como demuestran la cifras, son muchas la personas que deben pasar por este martirio a diario, pues un alto porcentaje de los jefes, aunque en distinto nivel, tiene algo de problemático.

Según los especialistas es posible encontrar:

  • Jefes demasiado exigentes

Establece altos estándares de rendimiento para el equipo y requiere que todos los logren, sin analizar las limitaciones de los otros integrantes. Su meta es que todos alcancen los objetivos a cualquier costo, lo que puede tener un impacto negativo entre sus empleados.

  • Inestables

Son aquellos jefes que no cuentan con un equilibrio emocional y sufren por ello cambios bruscos de comportamiento.

  • Absorbentes

Viven invadiendo el espacio de los demás. Son capaces de llamar por teléfono durante el fin de semana, a horas imprudentes o puede interrumpir la fiesta infantil de tu hijo.

  • Coercitivos

Se refiere a aquellos que quieren hacer las cosas a su manera. Para ellos, todo debe transcurrir cómo piensa que es correcto y a la hora que él lo desea.

  • Agresivos

Son los peores. Además de ser groseros, rozan en la violencia; hablan alto y utilizan un lenguaje inadecuado con los empleados y no los respetan como profesionales.

  • Reservados

Tiene dificultades para relacionarse, esta clase no interactúa con el equipo. Él conduce a las personas, pero mantiene un distanciamiento muy grande, sin crear lazos.

  • Ausentes

Se trata de un jefe que no está, que no se pronuncia sobre las situaciones de la vida cotidiana y no proporciona información al equipo. Lo más adecuado es tener cautela y solicitar una opinión

¿Cómo cambiar?

  • Si te sientes identificado con alguno de estos perfiles, calma; existe la posibilidad de mejorar tu actitud frente a los empleados para no ganarte su miedo ni odio, y mejorar con ello los resultados de tu .empresa.
  • Siempre que un empleado te hable trata de escuchar lo que está diciendo, para que no te vuelva repetir la cosas.
  • Cuando debas hablar con tus colaboradores trata de hacerlo -en la medida de lo posible- sin utilizar un medio electrónico; esto genera confianza y una respuesta más ágil.
  • Deja que tus empleados se expresen libremente; nunca los dejes con la palabra en la boca o concluyas las conversaciones con frases como “aquí lo dejamos”, porque siempre es bueno que tus colaboradores opinen y den sus comentarios.
  • Festeja los logros de tus empleados felicitándolos en persona o recompensándolos de alguna forma.
  • Si vas a exigir que tus empleados lleguen a la hora, comienza por dar el ejemplo y llega temprano, tanto a las jornadas diarias, como a las reuniones.
  • Confía en el trabajo de tus empleados. Si cumple los objetivos, no hay necesidad de molestarlos de manera constante, ni de seguir cada uno de sus pasos. Ellos necesitan libertad.

¿Conoces más formas de mejorar tu desempeño a la cabeza de una empresa o departamento?

Relacionadas

Comentarios