ActualidadHistorias

IPN crea auto que se recarga con celdas solares

Unos 50 kilómetros por hora máximos y 2.5 caballos de fuerza, son algunas de las características de ‘Emim One’. Conoce más sobre él.

03-08-2011, 10:06:59 AM
IPN crea auto que se recarga con celdas solares
Altonivel

La energía solar parece haber entrado de lleno al .sector automotriz, y México no es ajeno a este fenómeno. Diversas organizaciones tecnológicas y educacionales se concentran desde hace meses en investigaciones que les permitan realizar nuevos diseños para aprovechar de mejor forma este recurso natural.

Los avances son algo lentos, pero algunos ya lo han logrado. Este es el caso de un grupo de alumnos de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Zacatenco, perteneciente al Instituto Politécnico Nacional (IPN), que desarrolló un .auto eléctrico, capaz de moverse por medio de .paneles solares.

El innovador diseño bautizado como Emim One logra transitar de cinco a seis horas continuas con una recarga de sólo tres horas y media, aunque hablar de un tiempo determinado es algo ambiguo, puesto que mientras el vehículo se desplaza por zonas abiertas, se mantiene recargando energía.

Según el quipo de jóvenes investigadores, el auto pesa 170 kilogramos y posee una longitud de 1.90 metros por 1.30 de ancho.

Sus profesionales prestaciones le valieron a los creadores de Emim One adjudicarse el Premio Nacional Transporte Urbano y Movilidad, entregado por la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, experiencia que pretenden llevar al .mercado automotriz.

¿Cómo funciona?

Los creadores del .prototipo, que actualmente cursan el quinto semestre, explicaron que el modelo funciona gracias a unos paneles con celdas solares de silicio y platino. A través de éstos, se genera una diferencia del potencial que produce .energía eléctrica mediante un circuito externo, a partir de los fotones provenientes del Sol.

Explicaron, además, que las celdas solares proporcionan una potencia de 220 watts. “La energía que proviene del Sol no podría funcionar directamente en el motor del auto, por lo que necesitamos un sistema de almacenaje para que la corriente y la energía eléctrica permanezcan estables, de lo contrario podría dañarse el sistema”, explicaron.

La energía obtenida por dichos paneles, carga tres baterías que proporcionan 36 volts a un .motor de 2.5 caballos de fuerza, permitiendo a su vez una velocidad hasta de 50 kilómetros por hora.

¿Inconvenientes? Sus baterías tienen un mayor desgaste que un auto tradicional, razón por la cual fue puesto un controlador de acelerador dentro del panel de instrumentos, el cual tiene la función de dosificar la energía con base en el nivel de aceleración y de esta manera poder utilizarla en forma óptima.

Por otro lado, se han presentado ciertos inconvenientes cuando se tapan las celdas, pero a pleno sol la recarga estaría completa en un lapso de tres horas y media aproximadamente.

México y autos solares

La historia mundial de los autos solares se remonta a 1982, cuando un empresario australiano, de origen danés, Hans Tholstrup, y el piloto de carreras Larry Perkins, construyeron y manejaron el primer auto solar llamado “BP Quiet Achiever” desde Perth hasta Sidney, con una promedio de velocidad de 23 kilómetros por hora.

En aquél entonces, estos visionarios buscaban demostrar algo que hoy parece más que evidente: que la energía solar era una fuente muy importante y suficientemente desarrollada para sustituir a los .combustibles fósiles; además, que el transporte terrestre tiene .alternativas no contaminantes. Tholstrup y Perkins buscaron, con ello, despertar el interés en el mundo científico para que esta fuente de energía fuera desarrollada.

Los objetivos se lograron a plenitud. Muy pronto la comunidad automotora mundial se sumó a la investigación. Incluso México ya iniciaba su primer gran proyecto de autos solares en 1993; el Tonatiuh -en honor al dios del sol según la mitología azteca.

Se trató del primer auto solar de carreras totalmente ideado, diseñado y construido en el país. Lo innovador del proyecto llamó la atención de importantes empresas como IUSA, SEP, NAFIN, IIUNAM, TMM, entre muchas otras, que optaron por construir un modelo en madera que pasaría luego a fibra de vidrio y carbono.

Según los antecedentes, el auto poseía un sistema eléctrico, alimentado por un panel solar, el cual debutó una carrera de autos solares organizada por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

A la fecha son pocos los modelos que han salido a la luz; sin embargo se espera que continúen apareciendo cada vez más aportes como el Emim One de IPN.

¿Comprarías este auto alimentado con energía solar?

Relacionadas

Comentarios