HistoriasNegocios

Momento de certificarse en RSE

La estandarización se está convirtiendo en un elemento fundamental en la Responsabilidad Social Empresarial, ya que permite hacer comparativos.

01-08-2011, 11:40:57 AM
Momento de certificarse en RSE
Altonivel

El crecimiento y la
profesionalización de la RSE plantea un nuevo reto: generar criterios
estandarizados para comparar el desempeño de unas organizaciones con otras. A
lo largo del tiempo ha habido varios intentos de estandarización, desde
iniciativas individuales de países hasta mecanismos más complejos para bloques
regionales, casi todas ellas con una aceptación limitada. Sin embargo, hay dos
iniciativas que, por el esfuerzo que han requerido y por su nivel de aceptación,
son consideradas los mejores estándares internacionales.

1)    Global
Reporting Initiative (GRI)

Es una organización con base
en Holanda. Busca establecer los principios e indicadores de desempeño para los
reportes de sostenibilidad de diferentes sectores con la finalidad de
homogeneizar los esquemas de reporte y tener la posibilidad de realizar
comparaciones internacionales.

Para Juan José Mora
Villanueva, consultor senior en Responsabilidad social y sustentabilidad de
Grupo Axius, “aunque cada día más empresas en el mundo reportan con base en
este marco, en México solo son 34 empresas. Afortunadamente, la cifra se
incrementa año tras año. ¡En 2007 apenas eran cuatro!” El consultor añade que
las empresas que no reporten se encontrarán con una desventaja competitiva, ya
que los stakeholders demandan
transparencia.

2)    ISO
26000

Es un estándar internacional no
certificable; es más bien una guía. “Su proceso de elaboración supuso un esfuerzo
internacional muy importante; duró casi cinco años e involucró a más de 400
expertos de 70 países”, explica Mora. El resultado final es una guía que
propone las pautas de actuación en materia de RS y ayuda a las organizaciones a
establecer y mejorar sus marcos y estructuras.

Tendencias
organizacionales, operativas y temáticas

Según establece Lorena de Lima,
directora de Responsabilidad social corporativa de GE para América Latina, “la
tendencia mundial hacia la evaluación del impacto ambiental y social en las
decisiones de las empresas dará lugar a que más organizaciones incorporen
prácticas de RSE en sus estrategias de negocio. Las corporaciones buscan modos
de apoyar a la sociedad de una manera positiva y a la vez de ser rentables”.

Así, la RSE también se centra en
procurar la legitimidad de las empresas. Se debe demostrar cómo el medio
ambiente, junto con las cuestiones sociales y éticas, ayuda a moldear la
estrategia de negocio, y poder así comparar sus resultados.

De acuerdo con la consultora
Axius, las tendencias en México pueden dividirse en tres rubros:
organizacionales, operacionales y temáticas.

Tendencias
organizacionales

Implementación
de la Responsabilidad Social en pymes

Jorge Reyes Iturbide, director
del Centro IDEARSE para la Responsabilidad y Sustentabilidad de la Empresa de
la Universidad Anáhuac, destaca la relevancia de esta tendencia, ya que el
tejido empresarial mexicano está constituido en su mayoría (99.8%, según la
Secretaría de Economía) por micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales no
están sensibilizadas en el tema, pues lo desconocen o tienen una concepción parcial
del mismo. Estas empresas lo consideran lejano, difícil de implementar, poco
aterrizado en su realidad empresarial y consumidor de muchos recursos para
aplicarlo. Por lo tanto, asumen de manera equivocada que solo las grandes
empresas pueden y deben practicarla.

Las. pymes pioneras en incorporar
la responsabilidad social tendrán una ventaja en el mediano plazo.

El
escrutinio de la RSE

En la segunda década del
siglo, los escándalos de degradación ambiental y explotación laboral se reflejan
en las .Bolsas de Valores del mundo. Los inversionistas buscan información
veraz, fiable y rigurosa acerca de las prácticas responsables de las empresas
en las que invierten.

Por ello, la Bolsa Mexicana de
Valores (BMV) se encuentra en el proceso de construir y calcular un Índice de
Sustentabilidad, el cual se prevé que sea publicado a mediados del año en
curso.

En todo el mundo, empresas de
todos los tamaños han decidido asumir el reto de reportar ante Global Reporting
Initiative (GRI), como es el caso de Pfizer, que en 2009 se convirtió en la
primera farmacéutica en Latinoamérica en recibir un nivel B+ por parte de GRI.

“Con el reporte compartimos
información de nuestro desempeño. Así contribuimos al cambio de paradigma en la
industria para que la transparencia coadyuve al fortalecimiento y apego de las
empresas a los estándares de regulación y, por tanto, a la sostenibilidad a
largo plazo”, comentó Miriam Michán Hernández, gerente de Responsabilidad
Social de Pfizer.

Tendencias
operativas

Menos
fundaciones empresariales

Cada vez son menos las
empresas que empiezan sus programas de RSE a través de .fundaciones, una
tendencia que en los 90 llenó al país de fundaciones empresariales cuyas
actividades en ocasiones no están relacionadas con el core business de la empresa. 
Una década después se siguen creando fundaciones, pero ya no como primer
paso o como el enfoque único de responsabilidad social, sino como un
complemento a la estrategia. Adicionalmente, muchas empresas están en proceso de
reenfocar sus fundaciones para relacionarlas con el core business de la empresa.

RSE
estructurada

Mora, de Axius, explica que en
su labor como consultor ha notado que, en ocasiones, los encargados de generar
estrategias de RSE no son especialistas o es una tarea añadida a su descripción
de puesto, con todas las complicaciones que esto supone. Sin embargo, el
consultor reconoce que cada vez se crean más departamentos específicos con
especialistas en el tema, con una jerarquía clara en la estructura organizacional
y presupuestos propios.

Tendencias
temáticas:

Medio
ambiente

Esfuerzos alrededor de mundo,
principalmente relacionados con el combate al cambio climático, han puesto en
la mesa de los directivos la relevancia de trabajar en la reducción de sus
impactos en los ecosistemas, particularmente en lo relativo al de ahorro de
energía, ya que son iniciativas que no solo traen un beneficio ambiental para
las organizaciones, sino también reducen sus costos.

Tracción
de la RSE en la cadena de valor

El año pasado, Walmart de
México y Centroamérica reconoció a Unilever como su proveedor más sustentable
con base en la evaluación de sus emisiones de CO2; el impacto social y
económico de sus acciones; la innovación en empaque y logística y la
posibilidad de replicar estas acciones por otros proveedores.

Por otro lado, ya que gran
parte de sus proveedores son pymes, Walmart desarrolló un programa de apoyo,
con asesorías para mejorar sus procesos, de manera que puedan crecer y
convertirse en proveedores. El programa, además de capacitación y consultoría, contempla
la exigencia de calidad en los productos ofertados, desde el empaque y
etiquetado hasta la operación sustentable.

Gisela Noble, directora de
Fundación Walmart de México y coordinadora de Responsabilidad social de Walmart
de México y Centroamérica, narra el caso de éxito de La Quesería,
comercializadora de quesos, crema, mantequilla y nata artesanales. “Ellos
consiguieron colocarse en 34 tiendas Walmart, Bodega Aurrera y Superama de la
ciudad de México, Estado de México y Querétaro. Fundación Walmart la acompañó
para obtener el distintivo de ESR por fomentar prácticas éticas y socialmente responsables
en sus operaciones.”

De
forma similar, grandes empresas como .Coca-Cola de México han participado en el
Programa de Implantación de Medidas de Responsabilidad Social Empresarial en
Pymes en la Cadena de Valor, organizado conjuntamente por el Banco
Interamericano de Desarrollo y la Universidad Anáhuac.

Brian Smith, presidente de la
refresquera en México, añade que otro ejemplo de su compromiso con
el desarrollo de una cadena de valor sustentable es la contratación de
proveedores cercanos a sus lugares de trabajo, con el objetivo de reducir las
emisiones de carbono al disminuir tiempos de traslados, sustituir el uso del
automóvil o acortar los trayectos, reducir el consumo energético, entre otros.

Por su parte, PepsiCo,
implementó el programa Campo Limpio, el cual impulsa a que los productores de
su cadena de valor a que hagan un uso eficiente de los recursos naturales
involucrados en la actividad agrícola (PepsiCo emplea para marcas como Sabritas
insumos provienen en su mayoría de la agricultura mexicana).

Mónica Bauer Mengelberg,
directora de Asuntos corporativos de la firma, detalla: “Mediante una cláusula
de sustentabilidad, nuestros socios comerciales se comprometen a cumplir
lineamientos como proporcionar un ambiente laboral seguro, con operaciones que
respeten al medio ambiente. En 2010 se firmaron más de 2,500 contratos”.

Prácticas
desarrolladas en México han sido reconocidas y replicadas en otros países. Toks
recibió un reconocimiento del Pacto Mundial por su programa Proyectos
Productivos, que integra en su cadena de valor a productos elaborados en
comunidades rurales, indígenas o marginadas. Los restaurantes han integrado
exitosamente productos como la miel recolectada por apicultores amuzgos de la sierra
de Guerrero; mole y granola elaborados por mujeres mazahuas del Estado de
México; mole negro y chocolate de Oaxaca; tamales elaborados por personas con
síndrome de Down en la ciudad de México y mermelada de fresa guanajuatense.
Incluso algunos ya se distribuyen a supermercados, por lo que su producción se
ha duplicado o triplicado, y sus ventas han crecido mínimo en 200 por ciento.

Relacionadas

Comentarios