ActualidadHistorias

1 de cada 2 niños y adolescentes en México son pobres

Los números son un balde de agua fría: En 2014, una de cada dos personas menores de 18 años carecía de las condiciones mínimas de educación, acceso a la salud, servicios básicos en la vivienda y alimentación.

27-04-2016, 2:24:01 PM
Altonivel

Se acerca el 30 de abril y el panorama no es claro al menos para la mitad de los niños en México. De hecho para un gran porcentaje pinta muy oscuro, lleno de carencias en sus derechos sociales, tan básicas como la alimentación o la vivienda.

Los números son un balde de agua fría: En 2014, 53.9 por ciento de la población de 0 a 17 años en México, es decir, 21.4 millones de niñas, niños y adolescentes, se encontraba en situación de pobreza.

Una de cada dos personas menores de 18 años carecía de las condiciones mínimas para garantizar el ejercicio de uno o más de sus derechos sociales: educación, acceso a la salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda o acceso a la alimentación.

Estas son las cifras del estudio Pobreza y derechos sociales de niñas, niños y adolescentes 2014, presentado este miércoles por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

De acuerdo con este mismo reporte, en los hogares de este grupo de niños no se disponía de los recursos indispensables para satisfacer las necesidades básicas.

“Esta población presentaba, en promedio, 2.2 carencias sociales, lo cual implica que la mayoría de la población infantil y adolescente en pobreza no ejercía al menos dos de sus derechos sociales”, señala.

El reporte apunta que, con datos de 2014, 1 de cada 2 niños, niñas y adolescentes en México era pobre;  y 1 de cada 9 se encontraba en pobreza extrema, es decir, 11.5 por ciento de la población infantil y adolescente en el país (4.6 millones).

“Las características individuales, de los hogares y del entorno geográfico en que se desenvuelve la población infantil y adolescente, estaban claramente asociadas con sus experiencias de pobreza”, menciona el documento.

Para el Coneval, la pobreza es más que la escasez o la insuficiencia de ingresos que afecta a los individuos, a los hogares o a las comunidades enteras. “Esto es particularmente relevante cuando se aborda la pobreza en la infancia, ya que ésta tiene características que le dan a su atención un sentido de urgencia: la probabilidad de que se vuelva permanente es más alta que en el caso de los adultos, al igual que la posibilidad de que se reproduzca en la siguiente generación. Además, las consecuencias negativas que ocasiona son irreversibles en la mayoría de los casos”.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en México y el Coneval fueron los encargados de este reporte en el que pretenden generar evidencia y propuestas relacionadas con el análisis de la pobreza y la política social, con énfasis en la población de niñas, niños y adolescentes.

Como país firmante y participante activo en las negociaciones para definir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), México ha aceptado el compromiso de “reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones, con arreglo a las definiciones nacionales”.

Algunas consideraciones:

  • En 2014, 1 de cada 2 niños, niñas y adolescentes en México era pobre; 1 de cada 9 se encontraba en pobreza extrema.
  • 3 de cada 10 personas de 0 a 17 años en México eran vulnerables por carencias sociales o por ingreso.
  • De los aproximadamente 40 millones de personas de 0 a 17 años en el país, sólo 6.8 millones (17 por ciento) no era pobre ni vulnerable en 2014.
  • 3 de cada 4 niñas, niños y adolescentes en México (29.6 millones) tenían carencia en alguno de sus derechos sociales, y 1 de cada 4 tenía 3 o más carencias sociales (9.1 millones).
  • La proporción de personas de 0 a 17 años en pobreza fue 12 puntos porcentuales más alto que en la población de 18 a 64 años, así como 8 puntos porcentuales mayor que en la población de 65 años o más. 

El reporte concluye que, a pesar de que existen avances importantes y sostenidos para mejorar el ejercicio de los derechos sociales de la población de 0 a 17 años, no será posible observar reducciones significativas en los niveles de pobreza de esta población sin mejoras tangibles en el ingreso de los hogares en que viven.

La UNICEF y el Coneval aseguran que  el ingreso laboral per cápita de los hogares mexicanos no ha alcanzado, en términos reales, los niveles observados antes de la crisis de 2008. De hecho, de acuerdo con información publicada en el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza elaborado por CONEVAL, el ingreso laboral per cápita se redujo 14.1 por ciento en términos reales entre el tercer trimestre de 2008 y el mismo periodo de 2014, ya que pasó de 2,262.5 pesos a 1,943.5 pesos, en pesos del cuarto trimestre de 2015.

Lee el reporte completo en este enlace.

Relacionadas

Comentarios