HistoriasNegocios

Esta es la historia detrás de las hamburguesas de McDonald’s

La cadena de hamburguesas McDonald’s se ha visto en diversos escándalos, los cuales no detienen los planes de la empresa. La marca abre la puerta de sus procesos para conquistar al consumidor mexicano.

13-03-2017, 6:35:00 AM

La carne de hamburguesa avanza por una banda metálica. La mano del hombre evita tocar el producto que será distribuido alrededor de la República Mexicana. Esta es la planta de American Beef, en Chihuahua, firma que se encarga de distribuir la materia prima en cada sucursal de McDonald’s, y que abre sus puertas para dar un mensaje al consumidor: las hamburguesas de la cadena estadounidense son saludables.

“En México fuimos la primera área de la región en donde se originó un movimiento para garantizar la inocuidad y calidad del alimento”, asegura Joaquín Bruno Russ, gerente de Cadena de Suministro en McDonald’s México.

La presencia de un diente humano en una bolsa de papas fritas o la de un pedazo de plástico en una porción de pollo, así como la denuncia de carne descompuesta y hasta la exhibición del documental ‘Super Size Me’, que muestra los efectos que pueden causar los alimentos de McDonald’s, son los argumentos que han causado controversia alrededor de la firma.

En México, el programa Puertas Abiertas se ha convertido en una de las fórmulas para combatir los argumentos que cuestionan la calidad de la comida que se sirve en las sucursales de la compañía.

Alto Nivel visitó las instalaciones del proveedor de carne de McDonald’s y conversó con sus directivos para conocer el origen de sus alimentos.

Puertas abiertas

En 2016, un restaurante de la cadena de hamburguesas en Tlalnepantla, Estado de México fue clausurado e inicio un escándalo que se animaba por la acusación de que la carne de McDonald’s contenía rastros de un roedor.

Al final, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) concluyó que los restos del roedor fueron sembrados por el mismo comensal que hizo público el caso en las redes sociales y ante las autoridades.

La respuesta de la marca ante estos casos es abrir las puertas de sus restaurantes y ser transparentes en sus procesos. El programa Puertas Abiertas tuvo su origen hace 10 años, para mostrar a los líderes de opinión los procesos de McDonald’s para preparar los alimentos.

Al principio, McDonald’s en México se dio a la tarea de organizar grupos de 10 a 15 eventos para que la gente accediera a cada rincón de sus restaurantes.

Hace dos años, el programa Puertas Abiertas fue extendido a todos los consumidores de McDonald’s, por lo que se permitió que los comensales pudieran acceder sin impedimento hasta la cocina y refrigeradores de los restaurantes.

Al principio, se había fijado la meta de recibir a 750,000 personas, lo cual no se logró, pero sí alcanzó la vista de al menos 500,000 personas a lo largo de la República Mexicana.

“El programa fue tan exitoso que otros países de Latinoamérica ya lo han adoptado y es un indicador que se mide mes a mes”, comenta Félix Ramírez, director de Comunicación de Arcos Dorados en Latinoamérica.

En la actualidad, el programa Puertas Abiertas ha logrado una participación de más de 600,000 personas y ha mostrado, junto con el programa Más allá de la cocina, que 90% de los proveedores de McDonald’s en el país son mexicanos.  

American Beef es una de las empresas mexicanas que crecen de la mano de la firma estadounidense.

La producción de carne es uno de los procesos que más cuida la empresa. En el caso de este insumo, la empresa vigila la ruta del ganado, lo que se traduce en crianza, sacrificio y proceso del alimento. Además, un tercero se encarga de auditar la ruta seguida por McDonald’s para llevar la carne a la parrilla.

Cada 3 meses, McDonald’s valida los procesos de la producción de carne, mientras que American Beef lo hace todos los días.

“Para hacer negocio con McDonald’s deben hacer esto… El ganado debe tener un buen trato y no ser maltratado al momento de sacrificarlo.”, dice al recorrer la planta el gerente de Cadena de Suministro en McDonald’s México.

El directivo visita tres veces al año la planta de carne en Chihuahua.

McDonald’s y la Obesidad

Los alimentos de McDonald’s también han sido criticados por la supuesta contribución a los índices de obesidad en México.

El 73% de los adultos y el 35% de los niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad, es decir, en total 60.6 millones de personas (el 52% de los mexicanos) sufren de esta condición, explica un documento del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) sobre los costos de la obesidad.

La empresa asegura que la hamburguesa de McDonald’s es igual de nutritiva que una pasta u otro alimento acompañado de vegetales. Muchas veces lo que influye en el aumento de peso es la cantidad y no la calidad del producto, asegura Maricarmen Osés, nutrióloga de la firma en México y miembro de la Asociación Mexicana de Nutriología.

A pesar de las críticas, la marca McDonald’s se ubica en la posición nueve de las marcas más valiosas del mundo, con un valor de 88,654 millones de dólares (mdd), de acuerdo en el Ranking Brand Z 2016 que elabora Millward Brown, valuación que representa una apreciación de nueve por ciento, comparado con el año pasado.

Paso lento

En los últimos seis años, McDonald’s ha avanzado con paso lento en el crecimiento de sus sucursales, por lo que ha decidido renovar las ya existentes con el fin de mantener y atraer a nuevos consumidores en México.

McDonald’s cuenta con una participación de mercado de 31 por ciento, mientras que Burger King tiene 27 por ciento y Carl’s Jr 12 por ciento, de acuerdo con datos de la firma Euromonitor International. Las empresas tienen apetito por ganar una mayor participación en el país.

El primero de enero de 2014, la reforma fiscal aplicó un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a comida chatarra y refrescos, hecho que complicó el panorama para la trasnacional.

En la actualidad, el plan es continuar con el desarrollo de los programas que acerquen a los clientes a McDonald’s y que rompan la barrera que impone el mostrador. El fin es llevar a los comensales hasta la cocina y un poco más allá.

Relacionadas

Comentarios